En 2011, hace solo dos años, fue uno de los goleadores de Perú en el Sudamericano Sub 17. A los meses, gritó campeón de la Libertadores Sub 20 con la ‘U’.  Genova de Italia vio sus videos, esos videos, y lo compró en US$ 1.4 millones, con lo que se convirtió no solo en un adolescente con futuro millonario, también en la nueva joya del pobre torneo local. Era una historia feliz. Ha pasado el tiempo, muy poco tiempo, y Andy Polo es hoy un suplente que alienta a sus compañeros desde el banco en el Sub 20 de Argentina. No solo eso : Genoa ya no parece tan apurado en llevárselo, en la U no es el delantero con gol del 2011 y su presente es gris.

¿Qué ha pasado con Polo? En principio, ya no es delantero. Es un jugador que mutó –un poco por necesidades de la ‘U’ 2012 de Ñol, otro tanto por su predisposición a jugar siempre- en extremo por derecha, en cuarto volante e incluso en un hombre recogido al centro del campo, en claras funciones defensivas. Un versión más joven de Rainer. Lo que parecía un mérito de inicio –Solano dijo alguna vez que en Italia iban a requerir de su polifuncionalidad-, se convirtió en una condena: Polo jugaba pero no hacía goles. Este dato puede definir su temporada: Marcó apenas 4 tantos en 40 fechas, es decir un gol cada 801 minutos, según cifras oficiales de la ADFP.

El delantero que había comprado Genoa ya no era delantero.

¿Qué pasa con Polo en el Sub 20? Para Ahmed, hoy es solo alternativa. “No creo que haya misterio: el nivel de Andy no es el que le vimos cuando apareció, tiene que esperar. Él se entrena bien, está integrado al grupo. En este equipo es suplente natural de Flores. Contra Ecuador jugó, pero con poco suceso. No está muy fino con la pelota y pareciera haber perdido el instinto asesino de encarar”, dice Elkin Sotelo, enviado especial de El Comercio al Sudamericano.

Es cierto. Polo solo ha jugado 56 de los 450 minutos de la selección peruana en el Sudamericano Sub 20. Poco más de un tiempo. A esto se suma la eficacia de Yordy Reyna –tres goles en cinco partidos-, la presencia internacional de Benavente y Deza , y el respaldo de Ahmed a Flores, que viene del Villarreal B español. Solo revisando los cambios de Perú, Polo es el séptimo hombre en la escalera de atacantes. Detrás de los cuatro de arriba, además de Bulos  y Raziel García .

¿Qué dice él? “En realidad yo soy delantero y siempre va a ser mejor que yo juegue así porque es lo que hago desde los 15 años”, declaró hace una semana en DT. Y aunque su agente José Bartra ha dicho más de una vez que el pase a Italia no se cayó, lo cierto es que los rumores, la suplencia, y la inactividad le juegan en contra.

La reinvención de Polo pasa por recuperar su nivel. Y el puesto en que la rompió. ¿Merece una nueva oportunidad en la selección de Ahmed?

FUENTE EL COMERCIO

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres + nueve =