Son baratos y atractivos, pero desde el punto de vista de la salud, pueden acabar costando muy caro.

Pequeñas cantidades de UV son esenciales para la producción de vitamina D, peroalgunos lentes de sol que se compran en mercados callejeros no sólo no protegen la vista, sino que pueden aumentar el daño, advirtió recientemente el Consejo Argentino de Oftalmología.

Los anteojos oscuros crean un efecto de cámara oscura que dilata la pupila yal carecer de filtros para rayos ultravioletas, terminan haciendo que la vista sea más afectada por la radiación UV,la exposición no adecuada puede resultar en problemas crónicos, incluyendo cáncer, que afectan la piel, los ojos y el sistema inmunológico.

¿En qué debemos fijarnos al comprar gafas de sol?

Para que las gafas protejan contra los tipos más dañinos de radiación ultravioleta, “Los lentes deben tener constancias de protección UVB, UVC, entre 290-320 nm”, explicó el oftalmólogo Ernesto Ferrer.”La gente desconoce la peligrosidad de los lentes que se venden en la vía pública”, advirtió.

“Creen que hacen un buen negocio al ahorrar, pero están comprometiendo seriamente su vista, los rayos ultravioletas afectan la piel y lógicamente los ojos, produciendo desde una irritación pasajera a tumores malignos; en el ojo esta radiación afecta la conjuntiva, la córnea, el cristalino y hasta la retina produciendo irritación y tumores, señaló.

Esto nos demuestra muchas veces que LO BARATO SIEMPRE SALE CARO.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno + diez =