Para América Latina, competir globalmente en un aula parece ser una tarea bastante más difícil que enfrentar rivales en un campo de fútbol o una pista olímpica: un estudio indicó esta semana que ninguna universidad de la región figura entre las primeras 10 del mundo… ni entre las primeras 100.

Pero los expertos advierten que hay otros factores más allá del dinero que marcan una diferencia.

Byrne mencionó por ejemplo que las universidades tope, además de tener una larga experiencia acumulada, suelen tener un carácter altamente internacional que atrae a los mejores estudiantes de todo el mundo.

“Es algo que empieza a ocurrir en las primeras instituciones latinoamericanas, pero hasta recientemente el enfoque era más bien doméstico: incrementar la proporción de la población que va a la universidad”, dijo.

Carlos Maneschy, presidente de la Asociación brasileña de dirigentes de instituciones federales de enseñanza superior, sostuvo además que existe una “baja capacidad de interacción con universidades del mundo entero”.

vea la nota completa AQUÍ 

tomado de BBC MUNDO

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

8 − tres =