Un estudio realizado en 2008 por investigadores de la Universidad de St Lawrence en Nueva York encontró que el 60% de los estudiantes encuestados se mantuvo despierto toda la noche al menos una vez desde que entró en la escuela.

La práctica no se limita a los estudiantes que se queman las pestañas para los exámenes. Es común entre profesores, ejecutivos y personas cuyo trabajo exige horarios poco convencionales.

Las investigaciones científicas sostienen que los malos hábitos de sueño son dañinos para nuestra salud y bienestar.

El estudio de la Universidad de St Lawrence encontró que las graduaciones obtenidas por estudiantes que nunca habían trasnochado fueron superiores en un 7% que las de los estudiantes que solían permanecer despiertos toda la noche.

Las personas que duermen menos de seis horas por noche son más propensas a desarrollar alteraciones de la glucosa en ayunas (una condición que precede a la diabetes 2), según un trabajo realizado por investigadores de la Universidad de Nueva York en Buffalo en 2009.

Y una noche de insomnio puede conducir a la euforia de corto plazo y a la disminución de la capacidad de toma de decisiones, de acuerdo con científicos de la Universidad de California, Berkeley y de la Escuela de Medicina de Harvard (2011).

Con todo, muchos de nosotros seguimos trabajando toda la noche. ¿Qué podemos hacer para mantener la productividad durante la madrugada y funcionar al día siguiente? Estos son algunos consejos de los expertos.

Ahorre sueño

El profesor Charles Czeisler, especialista de la Escuela de Medicina de Harvard, aconseja tomar una siesta si usted ya sabe que no irá a la cama esa noche.

Aliméntese

«La noche antes de permanecer en vela, disfrute de una comida rica en proteínas, por ejemplo, una pechuga de pollo o una chuleta de salmón. Demasiados carbohidratos pueden causarnos somnolencia».

Trabaje en un ambiente con buena iluminación

«La luz es una señal de vigilia para nuestro reloj biológico y nos indica que es hora de estar despierto y activo», dice la doctora Joëlle Adrien, neurobióloga y directora de investigación del instituto nacional de Salud e Investigación Médica de Francia.

Planifique sus tareas nocturnas

Nuestra capacidad cognitiva disminuirá a medida que trabajamos por la noche, dejándonos menos capaces para realizar tareas que requieran el procesamiento de información, señala Morgan.

Beba café

La cafeína reduce los efectos de la adenosina, una sustancia química producida por los seres humanos que nos hace sentir cansados.

Mantengáse abrigado

Nuestra temperatura corporal cae a su nivel más bajo alrededor de las 03:00 y las 04:00. «Usted no querrá que el frío lo distraiga», dice Morgan.

Tome una siesta a la mañana siguiente

«Una vez que haya terminado su tarea, digamos alrededor de las 08:00, envíe el correo electrónico y luego vaya a la cama por 90 o 100 minutos, que es el tiempo suficiente para permitirnos tener un ciclo de sueño completo», afirma el especialista.

 

FUENTE BBC.